Y entonces descubres que tu mayor debilidad es en realidad tu mayor fortaleza.

Y los pájaros vuelven a piar, los árboles crecen hasta el infinito y las olas del mar salpican sobre tus mejillas.

La vida sigue.

Texto y fotografía de Tere González Buetas. Puedes compartir citando la fuente 🙂

Feliz día. Feliz vida.

Tere González Buetas

 

Pin It on Pinterest

Share This